Tecnología y mercado de trabajo

((Text only available in Spanish))

Recientemente participé en una mesa redonda cuyo objetivo fue analizar la relación triangular entre tecnología, empleo y longevidad. Y preparándola manejé un estudio de la universidad de Oxford  que incluye la previsión de que en los próximos 20 años casi el 50% de las actividades en las que trabajan hoy las personas serán realizadas por robots. La consecuencia no es menor: serán reemplazadas 700 profesiones en las que trabajan 1600 millones de personas.

El análisis se inscribe en las tesis que defienden que la tecnología va a destruir más puestos de trabajo de los que va a crear, sobre todo los de cualificación media ; los de alta cualificación que exigen un  nivel alto de análisis abstracto y también algunos de baja especialización como los que el profesor del MIT , David Autor, denomina los nuevos artesanos que combinan ciertos conocimientos técnicos con una gran interacción personal ( auxiliares de enfermería, determinados formadores o ciertos cuidadores especializados), resistirán mejor.

Quizás el estudio de Oxford tenga razón y esté anunciando un mundo con menos activos que trabajarán menos tiempo y muchos más desocupados .Tal vez es el destino a medio plazo de nuestras sociedades occidentales; pero antes de que ese mundo llegue creo que en mercados laborales como el nuestro vamos a tener un problema de signo opuesto: una escasez de mano de obra en todos los niveles de cualificación debido a la entrada en el mercado de trabajo de generaciones reducidas como consecuencia de la caída de la natalidad y de la salida demasiado temprana de personas que inflarán las cohortes de jubilados

A corto-medio plazo la tecnología no dejará en la calle a muchas personas , porque no habrá muchas personas que dejar en la calle .En los próximos 10-20 años tendremos que pensar como inyectamos más trabajadores en un mercado que no será capaz de renovarse a sí mismo. Y que necesitará más activos para ayudar a pagar las pensiones de los jubilados si queremos que el sistema de reparto, como el de hoy u otro corregido, se mantenga .Después la tecnología amortiguará los déficits y ,,sin duda alguna, las cosas serán distintas.

Rafael Puyol

Director del Observatorio de Demografía del I.E.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept