‘La segunda mitad de la vida es importante, compensa planificarla adecuadamente’ por Santiago Íñiguez, Presidente de IE University

“Tener 60 años hoy es lo mismo que 40 hace dos décadas”, me dijo recientemente una amiga mientras celebraba haber alcanzado una edad que antes se consideraba venerable.

Dado que el aumento de la esperanza de vida implica agregar tres meses a nuestra vida con cada año que vivimos, junto con la consiguiente extensión de la edad de jubilación, sería una tontería no planificar la segunda mitad de nuestras vidas.

El lado positivo de la veteranía es que después de alcanzar la cima de nuestra madurez, tendemos a ser más estables emocionalmente y, con suerte, hemos logrado cierta reputación profesional y hemos ahorrado dinero o adquirido activos. Es un momento en el que nos beneficiamos de nuestras experiencias y podemos confiar en nuestro propio juicio.

De hecho, este podría ser el momento de trazar un nuevo curso en la vida y posiblemente reinventarnos. Quizás Nancy Sinatra tenía razón: “Solo se vive dos veces, una vida para ti y otra para tus sueños”.

Y llegar a los cincuenta es el momento ideal para centrarnos en cumplir esos sueños. Esto es lo que Lucy Kellaway, ex columnista de trabajo y carreras del Financial Times, sostiene en su último libro, “Re-educated. Cómo cambié de trabajo, de casa, de esposo y de pelo”.

Fresco, cosmopolita, divertido y lleno de sutiles ironías, en su libro explica cómo se mudó a su nuevo hogar en un distrito londinense diferente al que había vivido la mayor parte de su vida, dejó su respetado trabajo para convertirse en maestra de escuela y se divorció de su marido (aunque es elegantemente discreta en los detalles) y cómo incluso cambió su peinado para reflejar su nueva madurez.

Un ejercicio de autoexamen escrito por alguien cuyo trabajo se ha centrado en las carreras -creó al popular gerente de ficción Martin Lukes- y cuyo enfoque realista atrae tanto al lector en general como a los profesionales de negocios, el libro recuerda la máxima de Sócrates: “una vida no examinada no vale la pena vivirla”. El estilo en primera persona de Lucy animará incluso al lector más escéptico a evaluar la segunda mitad de sus carreras.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept